Así se convirtió el Maratón de Valencia en el más deseado de España

Maratón de Valencia, 30.000 dorsales vendidos a falta de 10 meses para su celebración. El dato no puede ser más apabullante. Nadie recuerda algo similar en un evento deportivo popular en España. Y, por supuesto, solo Valencia podía lograrlo. Su maratón se ha convertido en el más deseado de nuestra geografía y para la ciudad ya es todo un acontecimiento cultural. Analizamos las cifras de la competición de moda en el calendario deportivo español.

 

Tras el éxito del pasado año (2019), en el que los dorsales se agotaron con tres meses de colchón sobre el día de la carrera, para esta temporada la organización solicitó una ampliación de 5.000 dorsales más. Se la concedieron. Y a mediados de febrero, cuando aun faltan 10 meses para la celebración del evento, ya se han vendido todas las plazas. De hecho, el primer bloque de dorsales -10.000- se agotaron durante las primeras 48 horas. Una auténtica locura.

En 2011, el maratón de Valencia cambió

Todo cambió en el año 2011. En aquella ocasión, tras varias ediciones dando tumbos con novedades que no mejoraron la calidad del evento, se acertó con las dos decisiones más trascendentes: ubicación y fecha. El epicentro del evento se mudó a la Ciudad de las Artes y las Ciencias, un rincón icónico en Valencia y de gran proyección internacional. Y la fecha dio un giro radical, pasando de febrero a finales de noviembre / principios de diciembre con el objetivo de buscar una climatología óptima para una prueba atlética como el maratón.

Así, el Maratón de Valencia cumplirá 40 años esta temporada convertido en una referencia internacional del atletismo, con la etiqueta platino de la World Athletics (solo 12 carreras en ruta en todo el mundo poseen este sello) y una participación extranjera que representa el 39% de los inscritos, lo que demuestra el carácter continental del evento. En su 39ª edición se dieron cita más de 2.300 italianos, 2.200 franceses y casi 1.200 británicos. Un total de 101 naciones diferentes estuvieron representadas en la ciudad del Turia.

Etiqueta platino del Maraton de Valencia

Un recorrido aplaudido por todos

La espectacularidad de su recorrido, optimizado en cada kilómetro para ofrecer los menos giros posibles, un desnivel casi inexistente y todas las facilidades para hacer buena marca, ha sido otra de las claves del éxito. Así, el evento ya suma seis años consecutivos rebajando su marca, ubicándose en la actualidad en 2:03:51, convirtiéndose en uno de los maratones más rápidos del mundo, no solo para los atletas de elite sino también para los corredores amateurs, que eligen Valencia para buscar su mejor marca personal.

La calidad de sus servicios es otro de los pilares fundamentales. En la última edición la organización contó con 42 médicos (una media de a médico por kilómetro), 36 ambulancias, 30 anestesistas, 23 enfermeros y 6 patinadores con desfibriladores en el recorrido. Su prestigiosa Expo Deporte, donde se reunen cientos de marcas y empresas del sector y se realiza la recogida de dorsales, también ha supuesto para el evento una importante inyección económica.

Los beneficios para Valencia

El impacto económico del Maratón de Valencia, según las estimaciones del propio Ayuntamiento, supera los 18 millones de euros. La ciudad es consciente del valor que ha alcanzado el evento en todas sus vertientes y el sector turístico han sabido adaptarse perfectamente a este nuevo escenario. Así, la ocupación hotelera registra una tasa del 86% durante el fin de semana de la carrera, ofreciendo muchos hoteles servicios especiales para los corredores, como el late check out (abandonar la habitación más tarde) o el desayuno temprano.

Los habitantes de Valencia, sean deportistas o no, se unen en cada edición a lo que ya es una gran fiesta para toda la ciudad, un acontecimiento cultural. Así, la animación en el recorrido es otro de sus grandes atractivos, con diferentes grupos de música y orquestas repartidos a lo largo de los 42 kilómetros. Un ambiente espectacular que envuelve a los participantes desde la salida hasta la meta. Pura magia.